El loro, el único animal capaz de hablar

Dentro de la gran variedad de aves, el loro es el ave más conocida que puedes tener como mascota y no es por nada, ya que es de un tamaño adecuado y con una hermosa variedad de colores.

Estos animales pueden llegar a medir entre los 30 a 40 centímetros de altura, con unas patas en forma de gancho, ideales para sostenerse en cualquier superficie, incluso pudiéndose colgar de muchas de ellas, también le sirve para agarrar el alimento y comer de mejor manera.

En su mayoría el color predominante de sus plumas es el verde, poseen unos picos curvados hacia abajo con una mandíbula inferior retraída con gran fuerza para morder sus alimentos, algunos a modo de juego pueden intentar morderte, ten mucho cuidado con eso, ya que estos pueden no llegar a medir la fuerza con la que lo hacen.

Tenerlo como mascota

Como ya mencionamos arriba, es perfecto para cualquier hogar y no es algo reciente, estos animales llevan cientos de años conviviendo con humanos pudiendo desarrollar cierto afecto a ciertas personas y algo brusco con otras, pero no es algo que no se pueda solucionar entrenándolos adecuadamente, recomendamos incentivarlos con golosinas como las galletas.

Dieta adecuada

Un loro a diferencia de los humanos y demás mascotas no puede comer cualquier cosa que le demos, sus alimentos tienen que tener verduras y algunas frutas que les debemos dar picadas, para que les sea mas facil el masticar y digerir.

El plátano, melocotón son alimentos que recomendamos darles como base en su dieta por lo menos 2 a 3 veces por semana, ya que este es un alimento rico en glucosa que llevara a una buena salud de nuestra mascota.

Por el lado de las verduras, recomendamos darles acelga y brócoli, es importante que este coma alimento seco para que tenga una buena digestión y su organismo funcione perfectamente.

Hay una gran variedad de alimentos que puede comer nuestro loro, pero también hay alimentos muy dañinos para los mismos, como vendría siendo la palta que es un alimento mortal para nuestra ave, también evitemos darles alimentos ricos en azúcar y grasas saturadas, como vendrían a ser los dulces y pasteles, aunque este los coma con normalidad, no es recomendable darles si queremos que nuestro loro tenga una buena salud.

¿Comó saber su sexo?

Esto es un dato que debes saber sobretodo si estas pensando en criar varios.

Esto no es algo que puedas saberlo a simple vista como en el caso de un gato o perro, en los cuales vasta con observar sus miembros reproductores.

En el caso de los loros tendrás que observar cosas como su conducta, las hembras tienen a ser mas agresivas que los machos, los machos suelen ser más grandes que las hembras en especial su cráneo.

Otro aspecto que sale a relucir para diferenciarlo vendría a ser el color de sus plumas, ya que el macho evoluciono para tener colores más vistosos y vividos para tener más posibilidad de atraer a las hembras y procrear.

Elige un buen entorno

Tienes que tener en cuenta que el loro es un animal hecho para estar en la naturaleza y si lo vamos a tener conviviendo con nosotros, debemos asegurarnos de que tenga un buen espacio para que este lo más a gusto posible.

Empezando por una jaula amplia y que este situada a la altura de nuestras cabezas, ya que esto influye bastante en el comportamiento que este pueda llegar a tener de adulto, ponerlo en un lugar muy alto causa que el loro nos mire con inferioridad, ocasionando conductas agresivas con las personas. Por el contrario ponerlo en una posición más baja ocasionara que el loro se intimide por nuestro gran tamaño, ocasionando conductas retraídas hacia las personas, incluso pudiendo negarse a comer, así que ya sabes a que altura poner la jaula.

Otro dato a tener en cuanta es como es el ambiente de tu hogar, es un animal bastante sociable si se cría adecuadamente, por lo que recomendamos soltarlo de vez en cuando para que pueda volar y quitarse el estrés, recuerda cerrar ventanas y puertas, ya que algo que suele pasar mucho, es que estas aves se escapen y terminen perdiéndose y muriendo, ya que es imposible que sobrevivan por su cuenta en las ciudades en la que la mayoría de personas vivimos.

Cuando las liberes de su jaula asegurate de que no haya perros o especialmente gatos que puedan hacerle daño al ave, este es un animal frágil y por instinto estos pueden verlo como una presa.

Evita que este al alcance de los niños, estos al no ser conscientes de la fragilidad del loro, pueden llegar a ser algo bruscos con el mismo, pudiéndoles quebrar un ala, romperles una pata, entre otros, algunos loros por defensa propia llegan a tener conductas agresivas si se les inflige daño, así que tenlo muy en cuenta antes de tener un loro como mascota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *